martes, 18 de marzo de 2014

inJusticia Universal

La suciedad avanzaba sin remedio. Los días estaban teñidos de decadencia. A la espera le faltaba ilusión. Cansancio y un estar desesperado era el signo de los tiempos. Los ricos crecían en su opulencia repartiendo miserias entre los cada vez más pobres. La mirada del pequeño Andrés hizo llorar a su padre. La dignidad se la comió el miedo y el miedo era el alimento que día a día los nutría en ese desierto de humanidad vencida.  

domingo, 2 de marzo de 2014

In memoriam

Por un amigo;
Él era un gran tertuliador, ocurrente hasta el extremo, con una increíble capacidad para hacer grandes los detalles mas insignificantes y elevarlos a la categoría de relevantes. Con su pose de señorito sevillano 'de toda la vida', escondía en su mochila todo un repertorio de dichos populares y saberes ancestrales aprehendidos en su dilatada carrera vital.

Recuerdo vívidamente, y esa conversación me inspira estas lineas, un día en el que se revelaba contra el uso y abuso de la palabra "tolerancia", cómo muchos la enarbolaban como bandera, sin saber siquiera su significado real y comparándolos a los de misa diaria y palmadas en el pecho… pero a la hora de ayudar al prójimo próximo se escabullen y cruzan de acera agachando la cabeza...


Por ti y por todos los que pasaron por mi vida dejando huella, gracias.
De Maica González Serrano.

Así comenzábamos

Un dragón tras mi ventana

Una vez intenté luchar contra un dragón, este inmenso animal me dio un zarpazo con su cola y quedé herida. En meses me cobijé en el silen...