viernes, 28 de octubre de 2016

El tragaluz

Sigo observando mi trocito de cielo como nexo a lo real. Este estrecho cristal no deja entrar el aire fresco ni el ruido de la calle. Este pequeño tragaluz me reconcilia con la intención de seguir vivo. Aquí, el tiempo detenido es difícilmente soportable. Las eternas horas me afanan en recordarte hasta parecer que rozo tus labios con los míos. Retrocedo en la memoria y cuento los días de involuntaria reclusión hasta que oigo el girar de las llaves, un sonido familiar. Y entonces, cual perro fiel voy hacia la portezuela por donde entran la comida, el agua y los elementos de aseo. Es mi única ruptura con la soledad. En las tardes repaso efemérides, calculo distancias o tarareo canciones. Hoy es el día 87 de mi secuestro y en esta inducida locura sólo llego a discernir cuánto te quiero. 

martes, 25 de octubre de 2016

Hacia la palabra

Al otro lado de la ventana continuaba la vida. En el alambre del tendedero, en ese difícil equilibrio, un pájaro buscaba atento qué picotear. Dentro, la temperatura de octubre agradaba. Entonces, cuando encontró aquel viejo sobre de entre los antiguos archivadores, ella detuvo el tiempo y abrió con cuidado el cierre, espontáneamente el mundo interior sepultado a fuerza de desidia y por el dolor de la madre muerta, la invadió por completo. Los viejos poemas exhibieron a la palabra hecha carne, desnuda. De nuevo, comenzó a escribir.

lunes, 24 de octubre de 2016

En el río de la vida (I)

Relato

Sumergida en el río de la vida, a contra corriente me encontré...

viernes, 21 de octubre de 2016

14Febrero02

Fin de trayecto:
Las manos sucias
la sien cansada y el día que expira.

En el aire, conclusiones sin título transitan las escaleras.
Una vaga voz, similar a tu voz,
me pide ayuda.
Solicita un despido en regla para la tristeza
y un papel protagonista en la aventura.

Busca la flor

Ella está ahí.

martes, 18 de octubre de 2016

Refracción y reflexión

El principio del color está en todas partes.

Esa palabra irreversible

Cuando se prendieron las cortinas de la cocina, tomaba un avión con destino a París. Mi participación como conferenciante en el Congreso sobre Seguridad en el Hogar tendría que celebrarse a las 17:00 PM. Ya en el taxi, miré los últimos mensajes y asombrado me topé con decenas de llamadas perdidas. Consulté el buzón de voz y en la última de ellas, mi vecina Claudia decía: Todo controlado, los bomberos llegaron a tiempo. Entonces quise rebobinar qué había hecho horas antes y me fue imposible. Olvidé porqué viajaba en taxi hacia Place Vendôme. Días después mi hija me apretó con fuerzas la mano cuando el doctor pronunció la irreversible palabra Alzheimer.

Microcuento participante en la X Edición de Relatos en Cadena de la Cadena Ser.


 

lunes, 17 de octubre de 2016

Recordarte

He olvidado recordarte.
He olvidado que en el trece encontraría la casa de la infancia.

Olvidé recomponer el mapa de nuestros afectos.
Busco tu olor por las esquinas,
en el papel en blanco de las historias.

Recordar el tacto de tus manos allá por las últimas horas
me ocupa en la vigilia.

No es suficiente, nunca basta la búsqueda.
El recuerdo alimenta, enciende y traza puentes de memoria
por los que transitar hacia tu abrazo.


jueves, 13 de octubre de 2016

Hacia la luz

Salir de la oscuridad sólo es cuestión de movimiento.

lunes, 10 de octubre de 2016

Ahora eran tres


Poco antes de que los domingos fueran amargos, solían reír, mirarse a los ojos y sentir. Eran días de productividad regalada en los que tejían una alianza que presumían insondable. Aquella tarde cuando él abrió la puerta, la tierra donde echó raíces su amor, tembló y se resquebrajó dejando trepar el recelo como mala hierba que arruina todo. Sofía soltó su maleta y sin palabra que mediara entre años de ausencia, le abofeteó. Venía de llorar días enteros por no aceptar la muerte oficial de Luis. Recuperar una vida robada por el naufragio no era posible. En la casa del faro, ya no sólo habitaban Luis y Olga, ahora eran tres. 

En manos del pintor

Hacia un poema plástico.

jueves, 6 de octubre de 2016

Relato


http://dehistoriasyrelatos.blogspot.com.es/

lunes, 3 de octubre de 2016

Amistad

Tantos años que sólo con mirar la forma, brillo o luz de sus ojos sabía que no pasaba por un buen momento. Su fortaleza andaba en guerra con esa mala racha de salud que le robaba la alegría. Fueron juntas al colegio, pasaron la adolescencia, compartieron confidencias de amores y secretos, disfrutaron viendo crecer a sus hijos y siempre había hueco para festejar con una buena copa de vino y conversar hasta el amanecer en caso que se terciara. Pero ahora, Natalia no hablaba. Cabeza gacha se limitaba a decir hola y volver a ese mutismo insondable en el que se instaló. Marina supo que el teléfono no era solución. Así que, cada tarde acudía a sentarse un ratito junto a su amiga y la acompañaba con una taza de té caliente. Marina la ponía al día de lo que ocurría fuera, le traía y llevaba novedades de lo que acontecía y le soltaba una larga retahíla de planes futuros que tenían como protagonistas a ambas. Natalia inexpresiva, a veces sonreía y otras le devolvía una lánguida mirada abandondada. Así transcurrieron meses hasta que una tarde de octubre, Marina rompió su silencio y entre sorbo y sorbo al té, se le escapó un, gracias amiga.

Deconstrucción


Agua que no quiere camino, agua que busca libertad



























"Publisuites"


"Publisuites"

Así comenzábamos

Un dragón tras mi ventana

Una vez intenté luchar contra un dragón, este inmenso animal me dio un zarpazo con su cola y quedé herida. En meses me cobijé en el silen...