miércoles, 27 de diciembre de 2017

Simétricamente diluyéndose

Nevó sin cesar. La ola de frío quiso gritar que el invierno apremiaba. Amanecía y los carámbanos de hielo colgaban de las cornisas y sobresalían de entre las hendiduras de las rocas ofreciendo a aquel anodino pueblo un paisaje nuevo. 

Juntas, casi gemelas aquellas dos estalactitas se daban la mano. Brillaban como diamantes. Ellas, felices y coquetas, desconocían que la fuerza del sol de otoño vencería y licuaría sus mentirosos cuerpos sólidos. 

Mira, me voy escurriendo. Dijo una a la otra, quien el mirar al suelo vio como sus pies diluidos eran breves gotas estrellándose en el suelo.

lunes, 18 de diciembre de 2017

Agua

De dentro afuera.
Agua que sana, venero.
Limpia tu sed y tu alma.
Espejo en la tierra.
Sangre que fluye haciendo
latir al planeta.

viernes, 15 de diciembre de 2017

Invierno

Participando en la iniciativa #AdvientoLiterUp
@LiterupES

lunes, 11 de diciembre de 2017

Son breve


Tu cuerpo cimbra
de mis agonías,
tu piel mi casa. 

Desgarra tu voz 
mi corazón frío:
suena quejío.


martes, 5 de diciembre de 2017

Y llegó la nieve

Fotografía sobre atardecer. El sol sobre una mano. By Ana Muñoz Cubero.
La nieve llegó de repente. Como de costumbre de un día para el otro. Tengo frío, susurraste al oído. Entonces he de rescatar el astro que más calienta, pensé.
Y el Sol se fue escapando, licuándose en el cuenco de mi mano.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

MicroHistorias cotidianas

texto escrito sobre libreta de papel.
Lubina triste
No vendré a cenar, ponía tu escueta nota. Y la lubina y las verduras sintieron tristeza y yo rabia por tu eterno desprecio hacia las efemérides.

Rugido en la noche 
Oigo un rugido en medio de la noche pero un temblor incontrolable impide que salte de la cama. 
El ruido avanza, yo decrezco. 
Es mi gato y me engulló.

Insomnio
La gota incide en el techo. Me asomo a la ventana y la noche está estrellada. 
¿Qué podrá ser? ¿De dónde provendrá esa lágrima nocturna? 
Maldito insomnio.  


martes, 28 de noviembre de 2017

Cádiz

Azotea Torre de Tavira, Cádiz.
Mis sueños van por las azoteas y buscan la sal y el mar.
Mientras, una mañana de azul, las torres en ristre esperan navíos que perdió la historia.

viernes, 24 de noviembre de 2017

Jugando a la guerra

Escrito por Sol Acosta Puertas, colaboradora 
en ContarEnBreve.

Pasaba horas jugando con su juguete favorito, ese que le trajeron los magos de oriente, una metralleta negra a la que, cuando apretabas el gatillo, se le encendía una brillante luz roja y emitía un sonido de guerra de verdad y, de repente, comenzó la guerra, todo se tornó negro y rojo, como en todas las guerras, como en todas las guerras reinaba la confusión, había gritos de auxilio y como en todas las guerras hubo heridas de guerra difíciles de cicatrizar, esa metralleta negra con lucecitas rojas acabó rota, como acaban todos los fusiles de guerra en todas las guerras…
Nunca logró entender por qué esa metralleta negra y roja que trajeron unos magos acabó rota en el fregadero a manos del enemigo dejando tantas heridas de guerra!!!

¡NO ROBES INFANCIA, LAS HERIDAS DE GUERRA SON DIFÍCILES DE CICATRIZAR!

A todos los niños y niñas víctimas silenciosas y, a veces, silenciadas de la violencia machista.

Ahora es YA

Ya le cansaba el tedio de la casa y el murmullo inagotable de la televisión. Ya no veía horizonte más allá de una ventana entrecerrada por donde mínimamente entraba la sucia luz del patio interior. Ya no cabían en su mente más deseos por cumplir; Viajes nunca hechos, prohibidos cafés con amigas, libros por comprar, tardes de cine pospuestas y un sin fin de inquietudes cerradas en el cajón de los miedos.   

Aquella foto hirió la exigua dignidad que aún la mantenía en pie. Era ella con su foulard de estrellas abrazando a su amiga Raquel. Era la imagen de sus años libres de universidad; reflejo de la felicidad de un ayer que había que recuperar. 

De modo que dejó de soportar el desorden que contagia la apatía y se vistió con el único vestido aprovechable que colgaba en su anoréxico armario, se peinó, pintó sus labios de rojo y exprimió el frasquito de su perfume favorito.  

Bajó de dos en dos los escalones y respiró. Olía a lluvia. Juró no volver a la mugre del falso y egoísta amor que dejó desparramado en el sofá. Él hasta la hora de la cena no notaría su ausencia. Un nuevo halo de mujer transformó su hastío por valentía y al volver la esquina detuvo las miradas. 
Ya tocaba pisar con paso seguro.

martes, 21 de noviembre de 2017

Ejército invisible

Ya están. Han vuelto a instalarse en mi barriga, no sé si se mueven o sólo son una presencia angustiante. Les suele gustar la caída de la tarde para hacerse notar. No duele pero es una invasión en toda regla. Una intromisión, un abuso, un allanamiento de morada. Un despropósito que fusila mi tranquilidad. Como están en mi interior más profundo no puedo verlos. Desconozco que apariencia tienen. Ignoro su pelaje, qué tipo, forma o colores gastan; su aspecto es una gran incógnita. Deben ser diminutos y sospecho que entre sus encomiendas o mandatos están el mandar a mi cerebro inquietud a la vez que un tintineante mensaje. Éste se resume en: ¿Vas a escribir o no vas a escribir? Y así ese ejército invisible vive en mi y despierta y trabaja a su antojo.

lunes, 20 de noviembre de 2017

Closed

Mi GPS ha perdido la señal.
Doy vueltas eternas a este cerrado círculo
Y no encuentro grietas ni manos.
La salida vuelvo a ser yo.
El cronómetro se para en una frase:
Puerta cerrada.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Yo no soy Manada

Viñeta de @ferranmartin
El próximo 25 de Noviembre, Día Internacional Contra la Violencia de Género, los hombres de bien, los que aman y se reconocen en la mujer como seres humanos y en igualdad, deberían dar un paso al frente y gritar bien fuerte: Yo NO soy Manada.

jueves, 9 de noviembre de 2017

Ciencia o ficción?

cabeza de alambre que emula a un pensador.
Tras la ventana el frío ruge, dominando,
queriendo ser invierno.
Las luces visten la noche y nadie piensa
en las hambres del mundo, en las penas
o en los desheredados que engulle el mar.
En las cloacas pestilentes a perfume
firman con sangre de otros
tratados impuros los poderosos del sistema.
Ya no está por llegar. Ya es ciencia ficción.


martes, 7 de noviembre de 2017

Busca destino

Escena Marina barcos, Sancti Petri, Cádiz.
Si tu corazón está varado en la orilla, iza las velas
y échate a la mar.
Otros vientos te harán llegar a nuevo destino.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Ese estatus me lo debes

Fingers. Dedos.
Somos iguales ante la ley. Al menos eso escucho en discursos cargados de jerga política. Y así expresa el articulado de la Constitución Española. Pero cada mañana cuando me miro al espejo, me digo: dejaste pasar la oportunidad. Y es esta frase la que noche tras noche me impide conciliar el sueño. No acepté aquel puesto en Bruselas por esa barrera maternal invisible que anula la igualdad real de género. Sí, ni leyes ni monsergas. Yo me quedé en casa entre bombos de ropa sucia y ollas silbando, mientras tú, exhalas vanidad detrás de tu brillante puesto de director. Recuerda que ese estatus me lo debes. No en vano empleo horas adelantando el trabajo que tus interminables cenas de negocios te impiden desarrollar. No lo olvides nunca.

martes, 31 de octubre de 2017

viernes, 27 de octubre de 2017

Un adiós

Gaviota volando sobre escena de playa.
En periodos de tristeza el médico me ha prescrito que guarde bajo llave las palabras. No sea que las hiera con los golpes que da el llanto.
Puedo en cambio registrar detalladamente los verbos que invitan a soñar.
A la mañana con los primeros rayos de sol tomo la pastilla que acciona el mecanismo de los días con sus horas y sus angustias.
Y en ese rincón de la casa que nunca habito guardo los tormentos que tu vida dejó en nuestro calendario.

jueves, 13 de julio de 2017

Caminantes

Se cruzaron nuestros pasos pero las miradas... Esas quedaron presas del horizonte.

jueves, 29 de junio de 2017

Nubes para desayunar

 
Empacho de #nubes.
Costa de Trafalgar. 

miércoles, 14 de junio de 2017

HaiKu

En el camino
mi estrategia lenta
me lleva lejos

jueves, 8 de junio de 2017

Una frase escrita en el agua


En una espiral con tapadera y sin alas. Voces que no quieren salir, lugares sin retorno y una frase escrita en el agua que perdura sólo en la soledad de quien no encuentra la salida. Una, dos y tres o miles de veces asomada a su mundo; olfateando lo que no puede ser. Así se encuentra Luz que cual Ariadna juega con su ovillo sin saber si prestar uno de sus extremos a quien pueda liberarla de su propio laberinto. Ella ha creado su propio minotauro. Es la rara, la niña de los silencios, la pequeña luz perdida en una oscuridad difícil de iluminar. No vive Luz en tierra de Teseos o Dionisios. No le gustan las maneras, juegos, bromas ni ímpetus de los chicos de su edad. Prefiere Luz, el olor a primavera de Alba, esa niña de cabellos rojizos y brillantes como la capa que envuelve a las cebollas frescas y sanas. Le gusta su cara pecosa y sus rápidos ojos y la amabilidad con que la trata. Adora como salta los escalones cuando toca ir al patio y como echa los restos de su bocadillo a los gorriones que ya conocen su solidaria costumbre de compartir. Cada mañana cuando Luz peina su engorrosa melena de obstinados rizos piensa en la seda pelirroja que viste la cabecita de Alba y mientras recoge sus últimos bártulos de colegiala, piensa en que a la hora del desayuno romperá su duradero mutismo para decirle a Alba que la quiere. Más tarde, cuando su madre llegue hasta el borde de su cama para darle el beso de buenas noches y acariciar su cara, Luz verá al cerrar sus ojos, como una vez más ha escrito sobre el agua del estanque del parque con su dedo índice, I love you Alba. Es la única forma que encuentra para romper su silencio. 

martes, 30 de mayo de 2017

Tres Microcuentos

Imagen de reloj que ilustra microcuentos.
El espejismo
Caminaba mientras la sed crecía. Sus pies, se fundían con el desierto de asfalto mientras que con sus labios intentaba libar el espejismo. 

Adiós
Suena el bolero. Bailas sobre mi espalda y tras la ventana ves los barcos llegar al puerto pero el reloj ya marca el adiós. 

Sin historia
Las letras escapaban como mariposas en primavera y en su estómago el cuerpo del personaje arañaba por ser historia.

jueves, 25 de mayo de 2017

La nieta obediente

Hendidura en el tronco de un árbol.
Una boca enorme se abrió en el erecto tronco de aquel árbol mágico. Fue de repente, cuando ella avanzaba camino a casa de su abuelita para llevarle la legendaria cestita solicitada. De la profunda cavidad salió una voz. Acércate niña. Ven y muéstrame qué llevas en esa cestita. Oyó la pequeña. 
Entonces quiso correr pero un viento extraño la despistó e hizo que el canastito de mimbre cayera al suelo. Desparramados por la tierra ocre quedaron los objetos que iban en el interior del cesto; un cargador de móvil, un paquete de tabaco y una mediana petaca de metal. De modo que la chica no portaba ni miel, ni pieza de fruta, ni pastel de chocolate. Cuidadosamente pero con miedo, la jovencita recogió aquellos extraños cachivaches y los introdujo en el lugar de donde no tenían que haber salido. 
Y el árbol volvió a hablar para pedir algo. Óyeme, tengo mucha sed hace tiempo que no llueve así que debes coger esa botellita plateada que llevas en tu capachito y verterla por este hueco redondo que aquí ves. 
La nieta obediente vertió el transparente líquido en la gran hendidura que había casi a la mitad del tronco, no sin antes subirse en las raíces del árbol para poder alcanzar el enorme y tenebroso círculo del que provenía el mensaje. Pasado pocos segundos, nuevamente el extraño tronco animado habló para decirle a la niña: Nena, la próxima vez que no sea vodka, haz saber a tu abuelita que yo prefiero la ginebra, ginebra inglesa y bien seca. 

Oswaldo&Lucho Dectectives

No hay nada como un buen paseo para aclarar las ideas y desatascar el fango mental que anega la psique, pensó Oswaldo. Su mesa escritorio estaba repleta de documentos, carpetas y papelitos con anotaciones de todos los colores. Las estanterías que acompañaban la estancia también reflejaban el caótico orden de aquel viejo detective empleado casi en un noventa por ciento en detectar fraudes y engaños a grandes compañías de seguro.

Atento a cualquier movimiento del viejo, en un rincón de la habitación descansaba un longevo mastín que artrítico y lento había perdido con el peso de los años, el interés por olfatear cualquier incidencia repentina. Pero que, tan sólo con el movimiento de sus nostálgicos ojos perrunos, hacía saber al investigador si iba por buen camino o lo contrario.

martes, 23 de mayo de 2017

3Haikus

imagen para Haiku

I
Este gordo sol
busca en la nevera
frescor tardío.

II
Ahora noche,
negativo del día,
llueve estrellas.

III
Alba temprana
irrumpe y aclara
la negra noche

martes, 16 de mayo de 2017

El agricultor del mar

Microcuento sobre faros y fareros.

El azul verdoso de las aguas oceánicas se le asemejaba a los campos llanos de su tierra. Pero no sentía nostalgia ni sensación de desconexión con su lugar de nacimiento. Desde muy pequeño la extrema y obligada relación con la tierra le asfixiaba. Preparar la tierra, esparcir semillas y cultivar las cosechas le resultaba un proceso tan tedioso que al sumar años su odio a la agricultura creció.

Su padre por contra, veneraba cual Romeo impenitente la extensión heredada. De la tierra procedemos, a la tierra volveremos y a ella debemos lo que somos, sentenciaba el viejo cosechador cuando advertía la desesperación de su hijo ante la ingente tarea de recolectar la siembra. Con rumiada obediencia, Ginés, tachaba días en el calendario esperando dejar atrás la armonía callada de aquellas hectáreas.

domingo, 14 de mayo de 2017

Todo lo ve

Imagen de rostro mitológico en cerámica de la Plaza de España en Sevilla.
Esos ojos que todo lo ven, obligan a que su boca vomite un silencio eterno.

jueves, 11 de mayo de 2017

Micros, micros

Al despertar los párpados le pesaban y es que, durante la noche soñó a plomo con que rasgaba la densa venda de la justicia.

Fue tan humilde, tan prudente que no quiso firmar sus Obras Completas. En su lápida consta: aquí yace El Anónimo. 

Sin miedo hizo de diana humana cada noche pero cuando a su fiel tirador de cuchillos le detectaron Parkinson, huyó sin tregua. 

Su carrera fue meteórica de presidente de juventudes llegó a coronar la cúspide de su partido. Pero... hoy reside entre rejas.

El niño dejó de querer las caricias de la madre. Día a día oía sus mismas consignas pero de noche soñaba con las manos de Eva.

Los personajes instalados en su cabeza trituraban sin piedad sus pensamientos. Lavó su pelo pero eran huéspedes infinitos.

Obsesionado por el tiempo y su elasticidad logró zambullirse en el gran reloj de arena y en segundos una espiral se lo tragó. 

¿Papá, puedo tener una estrella? Su padre lo miró con inusitada ternura. Ya la tienes hijo, mamá actúa cada noche para ti.

Estaba de siesta en la tarde. Sonó el timbre, abrió y se dio de bruces con su cara. Era su yo que se había escapado del sueño.


Microrrelatos participantes en El IV Certamen de Tuitrelatos de Hortanoticias. #tuitrelatoHN

domingo, 7 de mayo de 2017

The domestic friend

Él tomaba su acostumbrada taza de café sentado en la mesa de la cocina mientras que ella leía el periódico. Él se perdía en sus vacilaciones como de costumbre y ella iba comentándole, en vano, lo más importante de la actualidad a la vez que enjuiciaba este loco mundo. Antes de llegar al último sorbo del café, Andrés rompió su habitual silencio diciendo: Querida, ¿qué vas a querer por nuestro aniversario? Ella, mujer nada consumista y aburrida de regalos inútiles, contestó: Para qué más regalo que tu incondicional amor. Ya no caben más figuritas en el mueble del salón, puedo vender pañuelos y bufandas, no utilizo las joyas por miedo a los vándalos y ya sabes que cada mes me compro un nuevo libro. Nada, no nos hace falta ningún regalo.

Así quedó el tema hasta que tras el almuerzo cuando ambos veían su telenovela preferida en el primer bloque de publicidad Sara se mostró entusiasmada ante el anuncio de un robot androide. The domestic friend era el nombre del producto. A su larga lista de positivas características había que añadir que estaba perfectamente programado no sólo para ejecutar casi a la perfección las faenas de la casa sino que además podía efectuar habilidosas funciones de fiel acompañante.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Sonidos



El viento de Levante despeina el bosque.
Afanosamente componen melodías en cráteres de alquiler.
Del suelo al vuelo.
La soledad en el camino.
Los pasos hallados.
Rumor de mar, cuando es de río. Amapolas que gritan.

viernes, 28 de abril de 2017

Pensamientos para cenar

Estaba cenando y los pensamientos saltaban al plato como ingredientes invitados. No paraba de pensar. Pensaba en el pasado en que si hubiese pensado de otra manera ahora no tendría que estar constantemente preocupándome en planear estrategias ni habilidades para permanecer a flote. Mientras bebía aquel excelente vino de oferta comprado en el supermercado del barrio, mi fijación mental pasó a ser preocupación sobre qué pasaría en el futuro si mis reflexiones no me daban para encontrar la salida correcta del laberinto. Y así llegué al postre; un plátano canario bien maduro, como me gustan a mi. Pero al dar el primer bocado, se me indigestó la fruta. Al final tuve un serio empacho de tanto meditar y cavilar y el estómago prefirió ponerse de fiesta. Esta circunstancia me hizo considerar que tanto recapacitar no es bueno.

martes, 25 de abril de 2017

En espera

Aldabón de puerta antigua.
Mi puerta está cerrada.
Habito en el interior de la casa
donde las palabras se esconden
o me buscan. Se burlan o me aman.
La puerta espera a que llames.
La clave son tus manos,
esas que distraídas
no encuentran el llamador.
Abriré al tercer golpe.
Uno, dos, tres.
Recuerda.

viernes, 21 de abril de 2017

Hágase la JUSTICIA

Esa mañana me levanté y la luz natural parecía tocada de una belleza inédita. Como cada día encendí la radio y la cantinela habitual llenó de sonidos la cocina mientras que el olor del café adornaba el aire. Desde el baño, me cepillaba los dientes a la vez que puse especial atención y activé la escucha para no perder hilo de la información que daba la periodista: Un virus humano, que no informático, afectó a jueces y fiscales del Estado quedando todos y todas infectados e infectadas de una extraña actividad. El efecto dominó ha ocasionado que anden aplicándose en cuerpo y alma en hacer justicia.

JUSTICIA con mayúsculas enfatizaba la voz de la presentadora del noticiario matinal más seguido de la radio española.

La otra cara de la moneda mostró que las fuerzas de seguridad de país, policías, agentes de la Guardia Civil y funcionarios de sedes judiciales y centros penitenciarios, no daban abasto a cumplir las órdenes de sus superiores. Minutos más tarde en la televisión pude ver cómo hordas de políticos intentaban, pasaporte en mano, abandonar el país. 

miércoles, 19 de abril de 2017

Opción vida

Cuando se entra por esa puerta la vida se detiene. Comienza un tiempo de horas espesas y diálogo con la incertidumbre. Las habitaciones huelen a calles cercanas a la muerte y la esperanza se torna diva escurridiza y por una causa u otra andamos a su caza para que no se nos escape. Ella es nuestro reclamo; nuestra hermosa zanahoria a la que seguir. Los pasillos se llenan y vacían de murmullos, suspiros, sollozos y de pasos que suenan a final o a bello principio. A veces las lágrimas se derrumban tuberías abajo y hay informes que gritan la palabra desahucio sin pudor y con toda la agresividad des sus nueve letras. La libertad circula distraída fuera del recinto e iniciamos una severa lucha por recuperarla. Sobrevivir, adelantar al frío espejo de la debilidad o firmar un pacto con el abandono.
De entre todos los escenarios posibles elegir la vida es la opción. 

lunes, 17 de abril de 2017

Maldito escalón

Solitario e introvertido. Así creció y vivía Ray. A sus cuarenta y largos años no se le había conocido novia y apenas conservaba amistades de la infancia. Su mundo se reducía al encriptado paisaje gris de su madre; una octogenaria dulce consagrada a los cuidados de su único hijo. Madre soltera trabajó duro para dar una buena educación y mucha ternura a su vástago; su verdadero amor. La dificultad de Ray los unió aún más y en ese microcosmos creado entre ambos lo único que alteraba el paso de los días era la llegada de las estaciones. Aquella tarde como tantas, salió a dar su paseo por la Alameda. Bajó con cuidado la escalera del portal y se dirigió hacia el banco donde estaba su horizonte; pasos contados, semáforos sonoros y calles conocidas. Pero, aquel intruso y maldito escalón le hizo tropezar. Cayó de bruces perdiendo sus gafas oscuras. Acto seguido una mano cálida le ayudaba a incorporarse. Nunca optó por un perro guía. Aquella mano se convirtió desde aquel día en su seguro asidero. Eva es hoy su compañera y madre de sus tres pequeñas.

miércoles, 12 de abril de 2017

Luna

LunaLlena.jpg
En esa luna de brillos altivos y primavera extrema, andan los sueños.
En su mar de deseos no hay rompeolas sino miradas cautivas y miles de versos.
Luna de poetas, luna de insomnes, luna del vagabundo, luna de presagios, luna de hielo y luna de miedos.
De entre todas, hoy prefiero la de Abril.

martes, 4 de abril de 2017

Nadie dijo que fuera fácil la vida

http://annabelnavarro.com/sobre-mi/
La Bloguera, Autora de Ficción y Trabajadora Social, Annabel Navarro, participa en contarenbreve con este emotivo texto sobre la vida y la fina línea entre estar en ella o dejar de estarlo. Deseo que os guste.

Nadie dijo que fuera fácil la vida… Venimos al mundo sin ser preguntados, si quiera, si nos apetece. Obligados, casi asfixiados, nos expulsan del útero materno, no sin antes ponernos a prueba y comprobar cuán capaces somos de salir por un huequito de no más de 10cm. Cansados, con frío y aturdidos, nos dan una palmadita en la “espalda” y nos dejan en medio de esto a lo que llaman vida, sin un mísero manual de instrucciones.
Sí, nadie dijo que fuera fácil la vida… pero a veces lo fácil pasa a difícil, y de ahí a complicado, en un movimiento de pestañas. De repente, nadie te pregunta si estas preparada y, sin previo aviso, te lanzan un nuevo desafío sin más armas que tu sonrisa y tus ganas. Vencer o perder, es cuestión de suerte, o tal vez no. La única esperanza que nos queda es que cuando todo acabe podamos ser nombrados… “supervivientes”.

Más sobre Annabel Navarro:
Twitter, Facebook, Google+ e Instagram

lunes, 3 de abril de 2017

Amanece

amanecer.jpg
Romper la tela de araña que apresa mi calma.
volver a usar tinta y papel.
Llenar con verdades las horas negras.
Esperar que el rumbo del viento cambie
y que el sol no arañe sino que acaricie la piel enamorada del verano.
Entonar un mea culpa por los pasos perdidos
las ilusiones vendidas y los deseos traicionados.
Rendir homenaje a los excesos. Buscar en las maletas
atrevidos retales de juventud y soñar.


Llorar sin consuelo al no hallar la mano
que me lleva a tu abrazo.
Oír la música de las teclas escribidoras.
Oler la sangre que derrama la historia
e hilvanar la trama que se esconde tras el miedo.
Creer en la lluvia, arma limpiadora.
Rescatar de los sótanos del tiempo los versos mudos.
Sentir que no se agota el venero surtidor de la palabra
y que amanece a pesar de los opresores, a pesar de los mediocres,
a pesar del tirano.


jueves, 30 de marzo de 2017

Banda sonora de altura

Subí a las alturas y encontré
la banda sonora de la ciudad.
Abajo, entre canción y rumores
la campana
no quiere estar muda.

Siete imágenes


lunes, 27 de marzo de 2017

Tiempo al tiempo



Foto: Palm House at Kew Gardens - by Stephen Dawson
Escrito por Sol Acosta Puertas, colaboradora en contarenbreve.


…y no pasa nada, nunca pasa nada, vemos la vida transitar entre los recuerdos amontonados en una mesa de escritorio, atesoramos memoria para, llegado el día, disfrutar de la pesadumbre de clasificarla, pretendemos dar carpetazo a trámites inacabados e inacabables y tratamos de asumir lo inasumible, aquello que escapa a nuestro control porque no es susceptible de ser controlado, los propósitos inconclusos no son un nutriente que beneficie al espíritu y unido a un ego mal gestionado pueden tornarse el más mortífero de los venenos pero, ante la peor de las agonías, siempre hay un antídoto presente o futuro…, un antídoto fortuito y etéreo que escapa a todo poder humano. 

EL TIEMPO, cuya capa omnipotente a todos y todas cubre sin que exista posibilidad de zafarse de él, ese aliado o enemigo invisible que si no pone a cada cual en su lugar al menos cicatriza y oxigena. El TIEMPO sobrevive a todo y a todos y no se deja sobornar, según cómo vadees sus caminos te abrazará con cariño o será implacable, te transformará en un tesoro eterno o en el más vano de los recuerdos de una mesa de escritorio…

viernes, 24 de marzo de 2017

El Manzano

Microrrelato escrito por María Query Acosta. Esta jovencísima escritora de 9 años de edad, se estrena en el blog con esta bella historia cargada de valores. María nos destaca en ella la importancia de la solidaridad y lo extraordinario que es compartir. Disfrútenlo.

Mi padre me contó que ese manzano estaba ahí desde que él tenía tres años, mi bisabuelo lo llevaba allí y jugaban, cerca había columpios, toboganes, balancines y una rueda... Un día mi padre se encontró a un mendigo en el árbol, le dió mucha pena y se rebuscó en los bolsillos a ver si tenía algo de dinero para darle, ¡Tenía! pero... era para comprarse cromos, y pensó... "yo tengo pocos cromos pero ese hombre no tiene ni para comer, así que se lo daré a él", cuando se lo dio el mendigo le dijo "gracias, hijo, y que dios te bendiga", esas palabras le gustaron más que los cromos que se pudiera comprar, miró al manzano y vio como él también se lo agradecía, sonrió y se fue a casa.


¿Cuántos cromos te has podido comprar? Le preguntó su madre, ninguno, le di el dinero a un mendigo, su madre sonrió y dijo: ¡Muy bien, hijo! y mi padre le dijo que aunque estaba satisfecho también necesitaba sus cromos, su madre le contestó: ¡Toma, andaaaaaa, cómpratelos! Cuando fue no vio al mendigo, miró al árbol y le preguntó ¿dónde está?, el manzano le respondió: "No te preocupes de eso ahora, piensa en tu buena acción y que la vida te lo ha devuelto dándote otra vez el dinero para tus cromos, no sientas pena por el mendigo, siente gozo de tu acción" En ese momento es cuando mi padre pensó que ese árbol era mágico y que debía contar la historia y por eso me la contó a mi y yo os la cuento a vosotros y vosotros la contaréis... a mi también me habla el manzano cuando voy. 

martes, 21 de marzo de 2017

Condicionales

Si tuviera​ las manos limpias y el alma diáfana
llegaría temprano hasta tu altar.
Si hubiera jugado a jugar, hoy no tendría
un cajón secreto de palabras.
Si parara este reloj que me despierta
con sed de poema ahora sería huésped del sueño.
Si liberara de la oscuridad a los espejos
vería la realidad asomada en la mañana.
Si quisiera vivir en el ruido
no bajaría a nadar al cristalino cenote donde los verbos
gozan sin normas ni pretextos.
Venerarte desde la timidez ha sido oxígeno.
Callada he roto con los silencios.
Peregrino sin descanso para ver el hilo semántico
que quiera usarme en su destino.
Si la noche no me invitara al balcón de las incertidumbres
si el lenguaje no buscara vestirme cada mañana,
si el rumor dejara de crecer y de crecerme,
el llanto de los días ciegos
acabaría en calma pastosa para colapso vital.

lunes, 20 de marzo de 2017

Burla al sistema

Amanecer.jpg. Oceáno Atlántico, Zahara de los Atunes, Cádiz.
Se asomó sola por la escotilla para ver amanecer y gozar de aquella inmensidad, de los colores perfectos y de una composición única antes sus inquietos ojos. Cuando la derrota la abrazó con fuerzas y presintió que sería difícil desembarazarse de tan incómoda compañera, vendió lo poco de valor que le quedaba poniendo tierra de por medio al anunciado desahucio. Como un antiguo polizón cuyo pasaporte era la urgencia de cambio, se embarcó en aquel velero que lanzaba redes de solidaridad en medio de un mar con mucha hambre de muerte. Tocaba clavar en una infinita nada de olas, nubes y sal una bandera olvidada; la de la libertad. Había logrado burlarse del sistema.

viernes, 17 de marzo de 2017

Vitral

No pongas puertas a la luz.
Hágase el día y su claridad
y entonces,
al medievo le salieron los colores.

lunes, 13 de marzo de 2017

Felicidad

Niños leen libros.
En la quietud de la tarde, entre el alboroto de tareas, órdenes y esquemas, la casa suda feliz, sólo falta que llegue el padre para que esté completa. El desorden crece porque los hijos dejan en libertad cachivaches, lápices y absurdas herramientas. A través de sus ojos la madre navega en la inocencia y la bondad de los hijos. Ella quiere encontrar la llave que guarde el temor, las dudas y ese miedo que dice llamarse futuro. La insistencia obliga y el agua de las duchas limpia los malos humores si es que los hubo a lo largo del día. Entre los trozos de pan y el amarillo ocre de las tortillas, bailan las risas y confidencias; esa confianza se sigue sentando a la mesa cada noche en la hora de la cena. Nadie le había dicho antes que la felicidad era eso. 

jueves, 9 de marzo de 2017

One word, one poem

escritora.jpg
Llegaba con esa liturgia repetida y observada por turistas, transeúntes y colegas del día a día para montar la fiesta de las palabras. Era su mesa un callejero e improvisado laboratorio de poemas. One word, one poem y así en la mañana y en la tarde hurgaba en su armario mental de ocurrencias buscando las frases que incardinaran un camino final de texto para felicidad del cliente fugaz. Era su honrada manera de ganarse la vida. Aquella turística plazuela hacia las veces de oficina y regularmente contentaba con pasmosa facilidad a paseantes románticos, amigos de la nostalgia y a quienes de forma importante se daban aires de literatura. Las teclas de su antigua máquina de escribir ponían la banda sonora a su don y ella la cuidaba con veneración; era el motor de su empresa. Cuando las palabras gritaban ¡basta! ella recogía sus bártulos y volvía a casa. Contaba las muchas monedas y los ocasionales billetes, guardaba el monto en su cajita de caudales y ya, en la soledad de la noche, volvía a enfrentarse a la escritura esquiva de su eterna novela. 

miércoles, 8 de marzo de 2017

8M, Mucho por cumplir

#InternationalWomensDay
Conmemoración 8M, Día Internacional de la Mujer.
Fotografía participante en el Concurso de Fotografía “Miradas de Igualdad”,

convocado por el Ayuntamiento de Écija.

jueves, 2 de marzo de 2017

El hombre del saxo


Fotografía del músico de Jazz John Zorn. Imagen de wikipedia.https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Zornj.jpg

He sustituido el guardián de tus ojos por el hombre del saxo que vela con una melodía muda las horas de la noche y el espacio del sueño. Abrí las manos y contemplé la nada, ese vacío que los años quieren dejar por si acaso quedan dudas del pasar de la existencia. Y observo las manchas del tiempo plasmadas sobre la pared y los restos del recuerdo acuden al calor del cuerpo que los piensa. Cuánto ha pasado desde el día de la gloria. El solar del lenguaje fue anegado por la borrasca. En las luchas se ha perdido un viejo lote de palabras y a la deriva viajan por un mar que apenas logro aprehender con la mirada. La piel pierde su olor a tiempo de gozo y sus poros se jactan de mezclas de higiene, de humo de horas y tabaco, de vaho de olla a presión y pringue humana. La asepsia implanta su dominio aunque la pasta dentífrica no elimina las caries del alma.
Agosto 2005




martes, 28 de febrero de 2017

Tormenta imposible

Nubes tormentosas.jpg
Deja estar la tormenta
que los corazones piden calma.
Lluévete si quieres pero
mantén seco el puente
hacia las calles.
Deja que el viento nos haga bailar.
Espera que ya tronará otro día.

domingo, 26 de febrero de 2017

Allí estaré

Estación de tren abandonada Sierra Norte de Sevilla.
Aunque no llegues seguiré esperándote.
Si no es contigo, conversaré con tu recuerdo.

viernes, 24 de febrero de 2017

Segundo útero



De tan difícil que era lo fácil resultaba no hacer nada para que todo siguiera igual. Por eso se limitaba a mirar tras las ventanas la vida que ocurría más allá de su recinto de confort. No siempre fue así. Antes solía recorrer la casa sin problemas; acudía a la cocina, se sentaba en el sillón orejero del salón e incluso veía la televisión desde ese lugar, eso sí, por poco espacio de tiempo. Hasta era capaz de salir a la terraza y observar las macetas y plantas. Incluso hubo veces en que se sentó en el escalón de la puerta de salida y al notar que comenzaban a sudarle las manos volvía rápido al interior.

Imaginario

Imaginario
El tiempo y las palabras ayudan a entendernos