jueves, 30 de marzo de 2017

Banda sonora de altura

Subí a las alturas y encontré
la banda sonora de la ciudad.
Abajo, entre canción y rumores
la campana
no quiere estar muda.

Siete imágenes


lunes, 27 de marzo de 2017

Tiempo al tiempo



Foto: Palm House at Kew Gardens - by Stephen Dawson
Escrito por Sol Acosta Puertas, colaboradora en contarenbreve.


…y no pasa nada, nunca pasa nada, vemos la vida transitar entre los recuerdos amontonados en una mesa de escritorio, atesoramos memoria para, llegado el día, disfrutar de la pesadumbre de clasificarla, pretendemos dar carpetazo a trámites inacabados e inacabables y tratamos de asumir lo inasumible, aquello que escapa a nuestro control porque no es susceptible de ser controlado, los propósitos inconclusos no son un nutriente que beneficie al espíritu y unido a un ego mal gestionado pueden tornarse el más mortífero de los venenos pero, ante la peor de las agonías, siempre hay un antídoto presente o futuro…, un antídoto fortuito y etéreo que escapa a todo poder humano. 

EL TIEMPO, cuya capa omnipotente a todos y todas cubre sin que exista posibilidad de zafarse de él, ese aliado o enemigo invisible que si no pone a cada cual en su lugar al menos cicatriza y oxigena. El TIEMPO sobrevive a todo y a todos y no se deja sobornar, según cómo vadees sus caminos te abrazará con cariño o será implacable, te transformará en un tesoro eterno o en el más vano de los recuerdos de una mesa de escritorio…

viernes, 24 de marzo de 2017

El Manzano

Microrrelato escrito por María Query Acosta. Esta jovencísima escritora de 9 años de edad, se estrena en el blog con esta bella historia cargada de valores. María nos destaca en ella la importancia de la solidaridad y lo extraordinario que es compartir. Disfrútenlo.

Mi padre me contó que ese manzano estaba ahí desde que él tenía tres años, mi bisabuelo lo llevaba allí y jugaban, cerca había columpios, toboganes, balancines y una rueda... Un día mi padre se encontró a un mendigo en el árbol, le dió mucha pena y se rebuscó en los bolsillos a ver si tenía algo de dinero para darle, ¡Tenía! pero... era para comprarse cromos, y pensó... "yo tengo pocos cromos pero ese hombre no tiene ni para comer, así que se lo daré a él", cuando se lo dio el mendigo le dijo "gracias, hijo, y que dios te bendiga", esas palabras le gustaron más que los cromos que se pudiera comprar, miró al manzano y vio como él también se lo agradecía, sonrió y se fue a casa.


¿Cuántos cromos te has podido comprar? Le preguntó su madre, ninguno, le di el dinero a un mendigo, su madre sonrió y dijo: ¡Muy bien, hijo! y mi padre le dijo que aunque estaba satisfecho también necesitaba sus cromos, su madre le contestó: ¡Toma, andaaaaaa, cómpratelos! Cuando fue no vio al mendigo, miró al árbol y le preguntó ¿dónde está?, el manzano le respondió: "No te preocupes de eso ahora, piensa en tu buena acción y que la vida te lo ha devuelto dándote otra vez el dinero para tus cromos, no sientas pena por el mendigo, siente gozo de tu acción" En ese momento es cuando mi padre pensó que ese árbol era mágico y que debía contar la historia y por eso me la contó a mi y yo os la cuento a vosotros y vosotros la contaréis... a mi también me habla el manzano cuando voy. 

martes, 21 de marzo de 2017

Condicionales

Si tuviera​ las manos limpias y el alma diáfana
llegaría temprano hasta tu altar.
Si hubiera jugado a jugar, hoy no tendría
un cajón secreto de palabras.
Si parara este reloj que me despierta
con sed de poema ahora sería huésped del sueño.
Si liberara de la oscuridad a los espejos
vería la realidad asomada en la mañana.
Si quisiera vivir en el ruido
no bajaría a nadar al cristalino cenote donde los verbos
gozan sin normas ni pretextos.
Venerarte desde la timidez ha sido oxígeno.
Callada he roto con los silencios.
Peregrino sin descanso para ver el hilo semántico
que quiera usarme en su destino.
Si la noche no me invitara al balcón de las incertidumbres
si el lenguaje no buscara vestirme cada mañana,
si el rumor dejara de crecer y de crecerme,
el llanto de los días ciegos
acabaría en calma pastosa para colapso vital.

lunes, 20 de marzo de 2017

Burla al sistema

Amanecer.jpg. Oceáno Atlántico, Zahara de los Atunes, Cádiz.
Se asomó sola por la escotilla para ver amanecer y gozar de aquella inmensidad, de los colores perfectos y de una composición única antes sus inquietos ojos. Cuando la derrota la abrazó con fuerzas y presintió que sería difícil desembarazarse de tan incómoda compañera, vendió lo poco de valor que le quedaba poniendo tierra de por medio al anunciado desahucio. Como un antiguo polizón cuyo pasaporte era la urgencia de cambio, se embarcó en aquel velero que lanzaba redes de solidaridad en medio de un mar con mucha hambre de muerte. Tocaba clavar en una infinita nada de olas, nubes y sal una bandera olvidada; la de la libertad. Había logrado burlarse del sistema.

viernes, 17 de marzo de 2017

Vitral

No pongas puertas a la luz.
Hágase el día y su claridad
y entonces,
al medievo le salieron los colores.

lunes, 13 de marzo de 2017

Felicidad

Niños leen libros.
En la quietud de la tarde, entre el alboroto de tareas, órdenes y esquemas, la casa suda feliz, sólo falta que llegue el padre para que esté completa. El desorden crece porque los hijos dejan en libertad cachivaches, lápices y absurdas herramientas. A través de sus ojos la madre navega en la inocencia y la bondad de los hijos. Ella quiere encontrar la llave que guarde el temor, las dudas y ese miedo que dice llamarse futuro. La insistencia obliga y el agua de las duchas limpia los malos humores si es que los hubo a lo largo del día. Entre los trozos de pan y el amarillo ocre de las tortillas, bailan las risas y confidencias; esa confianza se sigue sentando a la mesa cada noche en la hora de la cena. Nadie le había dicho antes que la felicidad era eso. 

jueves, 9 de marzo de 2017

One word, one poem

escritora.jpg
Llegaba con esa liturgia repetida y observada por turistas, transeúntes y colegas del día a día para montar la fiesta de las palabras. Era su mesa un callejero e improvisado laboratorio de poemas. One word, one poem y así en la mañana y en la tarde hurgaba en su armario mental de ocurrencias buscando las frases que incardinaran un camino final de texto para felicidad del cliente fugaz. Era su honrada manera de ganarse la vida. Aquella turística plazuela hacia las veces de oficina y regularmente contentaba con pasmosa facilidad a paseantes románticos, amigos de la nostalgia y a quienes de forma importante se daban aires de literatura. Las teclas de su antigua máquina de escribir ponían la banda sonora a su don y ella la cuidaba con veneración; era el motor de su empresa. Cuando las palabras gritaban ¡basta! ella recogía sus bártulos y volvía a casa. Contaba las muchas monedas y los ocasionales billetes, guardaba el monto en su cajita de caudales y ya, en la soledad de la noche, volvía a enfrentarse a la escritura esquiva de su eterna novela. 

miércoles, 8 de marzo de 2017

8M, Mucho por cumplir

#InternationalWomensDay
Conmemoración 8M, Día Internacional de la Mujer.
Fotografía participante en el Concurso de Fotografía “Miradas de Igualdad”,

convocado por el Ayuntamiento de Écija.

jueves, 2 de marzo de 2017

El hombre del saxo


Fotografía del músico de Jazz John Zorn. Imagen de wikipedia.https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Zornj.jpg

He sustituido el guardián de tus ojos por el hombre del saxo que vela con una melodía muda las horas de la noche y el espacio del sueño. Abrí las manos y contemplé la nada, ese vacío que los años quieren dejar por si acaso quedan dudas del pasar de la existencia. Y observo las manchas del tiempo plasmadas sobre la pared y los restos del recuerdo acuden al calor del cuerpo que los piensa. Cuánto ha pasado desde el día de la gloria. El solar del lenguaje fue anegado por la borrasca. En las luchas se ha perdido un viejo lote de palabras y a la deriva viajan por un mar que apenas logro aprehender con la mirada. La piel pierde su olor a tiempo de gozo y sus poros se jactan de mezclas de higiene, de humo de horas y tabaco, de vaho de olla a presión y pringue humana. La asepsia implanta su dominio aunque la pasta dentífrica no elimina las caries del alma.
Agosto 2005




Así comenzábamos

Un dragón tras mi ventana

Una vez intenté luchar contra un dragón, este inmenso animal me dio un zarpazo con su cola y quedé herida. En meses me cobijé en el silen...